Clínicas privadas: su relación con el Personal facultativo: ¿autónomo? ¿trabajador por cuenta ajena?

Clínicas privadas: su relación con el Personal facultativo: ¿autónomo? ¿trabajador por cuenta ajena?

Se puede plantear el caso de un personal facultativo (médicos, fisioterapeutas, psicólogos, matronas, etc.) que presta sus servicios profesionales de manera permanente para una clínica en virtud de un contrato mercantil de arrendamiento de servicios sanitarios a cambio de un abono mensual mediante facturas y en relación a un porcentaje de la facturación de la clínica. 

¿Qué circunstancias determinan la presencia de una relación laboral?

Relacionamos las siguientes:


1.-
Que el trabajador perciba un porcentaje de lo facturado por la clínica.

2.- Que los precios de los servicios sean fijados por la clínica, que adopta todas las decisiones concernientes a los pacientes (fijación de precios, selección de clientes…).

3.- Que el personal facultativo preste sus servicios en la franja horaria dispuesta por la clínica, que es la que organiza el horario, es decir, esté sometido al horario establecido por la empresa.

4.- Que el personal facultativo desempeñe su trabajo de manera personal, sin posibilidad de delegarlo y siguiendo las pautas e instrucciones que recibe de la empresa.

5.- Que el personal facultativo ponga a disposición de la clínica los servicios que como tal personal presta, sin reserva o entrega para su propia actividad o provecho.

6.- Que el inmueble de la clínica sea de la misma, bien en régimen de propiedad o de alquiler.

7.- Que los instrumentos y equipos sean de la propiedad de la clínica.

8.- Que la clínica lleve el control de las consultas que pasa el personal facultativo.

9.- Que los servicios sean facturados por la clínica, previa elaboración de las facturas correspondientes.

10.- Que el personal facultativo y de manera mensual facture a la clínica un porcentaje previamente convenido con la misma, es decir, recibe su salario a través de facturas mensuales que gira a la empresa. En este sentido, el personal facultativo tiene unos ingresos que recibe mensualmente y su importe no obedece a los beneficios que pueda generar dicho personal, sino que esta retribución siempre es fija.

11.- Aunque el personal facultativo no preste sus servicios de manera exclusiva para una determinada clínica, no obsta para que la misma eluda sus obligaciones laborales.

CONCLUSIONES

PRIMERA

De acuerdo con la jurisprudencia más consolidada, ente otras, la sentencia del Tribunal Supremo de 12 de enero de 2008, cuando los frutos del trabajo se transfieren desde el inicio de la relación contractual al empresario, que a su vez asume la obligación de abonar un salario con independencia de la obtención de beneficios, se presume la existencia de una relación laboral.

SEGUNDA


Otro elemento clarificador de la existencia de una relación laboral es la de que coincida en el tiempo que el personal facultativo estuviese dado de alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de Autónomos con el tiempo que ha prestado servicios en la clínica.


TERCERA


El Tribunal Supremo, en una importante sentencia de 8 de febrero de 2018 considera que debido a la existencia de una prestación de servicios en régimen de dependencia y ajenidad resulta forzoso concluir que «al concurrir las notas típicas de la relación laboral establecidas en el artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores, la relación del demandante (supuesto autónomo) con la empresa ha de ser calificada de laboral, ya que no cabe entender que la prestación del demandante se limitaba a la realización de sus tareas sin sujeción ninguna ordenes, instrucciones o directrices de la empresa, ni que efectuara su trabajo con independencia, salvo las limitaciones accesorias».


CUARTA


Para que se sea un trabajador autónomo dependiente, el mismo ha de realizar una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa; lo que constituye requisito imprescindible para que pueda darse la figura, no existiendo dependencia y, como consecuencia, laboralidad.


QUINTA


La regulación del trabajo autónomo no ha modificado en modo alguno la delimitación del trabajo objeto del Derecho del Trabajo, y no ha asimilado los trabajadores «económicamente dependientes» a los trabajadores dependientes
No se puede asimilar el trabajo asalariado del trabajo autónomo económicamente dependiente, con el objetivo de que a través de esta figura puedan simularse formas de trabajo auténticamente subordinado.


En este punto, la normativa vigente define la figura de trabajador autónomo como «las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena«, exigiendo además en el caso de los autónomos económicamente dependientes, entre otras previsiones, la formalización escrita del contrato, la posibilidad de acuerdos de interés profesional, la regulación de la jornada, de las interrupciones justificadas de actividad profesional y de la extinción contractual.


Finalmente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) determina y aclara para el derecho de la Unión, en una sentencia de 4 de diciembre de 2014 el concepto de falso autónomo, reconociendo la existencia de esta figura siempre que no opere como operador económicamente independiente en el mercado, cuyo análisis será objeto de otro Comentario próximo en nuestro Blog


Febrero de 2020
El Equipo Jurídico de Legal Services Abogados

PARA UNA RESPUESTA MÁS AMPLIA Y ASESORAMIENTO LEGAL PERSONALIZADO SOBRE «CLÍNICAS PRIVADAS, SU RELACIÓN CON EL PERSONAL FACULTATIVO», CONTACTA CON NOSOTROS.
banner-legal-services-abogados-contacto