¿Impondrá el coronavirus el teletrabajo?

¿Impondrá el coronavirus el teletrabajo?

Coronavirus y Teletrabajo

Una vez analizados los Efectos Jurídicos del Coronavirus en las empresas, profundizaremos en el Trabajo a distancia.

¿Qué es el teletrabajo?


El teletrabajo se define como la forma de organización y/o de realización del trabajo, en que la prestación laboral se realiza fuera de las dependencias de la empresa mediante el acceso a medios y equipos informáticos que permiten una prestación laboral en términos equiparables al trabajo en las instalaciones de la empresa de que se trate.

Duración del Teletrabajo


Transcurridos los primeros días/semanas/meses de teletrabajo, se ha de evaluar la idoneidad para teletrabajar y la satisfacción de ambas partes con este sistema de trabajo. Tras esta evaluación, podrá decidirse la continuación del sistema de teletrabajo.
Al tratarse de un sistema de trabajo voluntario, el trabajador/a puede renunciar a este sistema, sin tener que justificar la causa, comunicándolo a la Empresa (consideramos apropiado con al menos un mes de preaviso).


Acceso al teletrabajo


El teletrabajo no debe ser compatible con cualquier actividad dentro de la empresa, por ello el Protocolo que se elabore por la misma, únicamente debe ser de aplicación a las áreas, departamentos, unidades, actividades y/o posiciones que, por sus características, sean susceptibles de ser desarrolladas a distancia con plenas garantías de eficacia y productividad.


Asimismo, para poder acceder al sistema de teletrabajo, se deberán cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:


– Haber obtenido en la última evaluación una calificación igual o superior a la que se establezca por la empresa.

– Contar con una antigüedad mínima en la empresa de los meses que se determinen


En cada caso, debe nombrarse a un responsable que finalmente decida si dicho trabajador/a, por sus características, las características concretas de su puesto de trabajo, o las actividades desarrolladas, es susceptible o no de acogerse al sistema de teletrabajo.

Condiciones del trabajo a distancia o teletrabajo


1.Lugar de prestación del trabajo a distancia


El trabajo a distancia puede desarrollarse en el lugar que el trabajador/a elija siempre y cuando se garantice una correcta conexión a internet, cobertura telefónica y que el trabajador disponga de todos los medios necesarios para garantizar su disponibilidad y el correcto desarrollo de sus funciones: ordenador, línea telefónica, modem, etc.

2.Jornada y horario laboral


La prestación de servicios en régimen de teletrabajo tendrá que determinarse, por ejemplo, de tantos días al mes.


En cada caso, la determinación de los días de presencia obligatoria en el centro de trabajo, así como la forma concreta en la que se distribuirán las jornadas de teletrabajo, se deben acordar con el responsable designado, siempre dentro de la jornada ordinaria del centro de trabajo.

El trabajador/a debe seguir realizando las mismas funciones que venía realizando antes de acogerse al sistema de teletrabajo.
El trabajador/a a distancia debe comprometerse a acudir a todas las reuniones a las que sea convocado por parte de su responsable.
El trabajo a distancia no afectará al régimen de viajes y desplazamientos de trabajo que el trabajador/a viniera desarrollando con anterioridad al acuerdo de teletrabajo.


Asimismo, el trabajador/a realizará el mismo horario de trabajo que vinera realizando en las instalaciones del centro de trabajo. Respecto al horario del descanso de mediodía para la comida, el trabajador podrá elegir cuando realizarlo entre las horas que se acuerde.


3.Equipo de trabajo necesario


Todas las cuestiones relativas a los equipamientos de trabajo, a la responsabilidad y a los costes serán definidos claramente antes de iniciar el teletrabajo.


El trabajador/a podrá utilizar su propio equipo de trabajo haciéndose, en tal caso, responsable del buen mantenimiento del mismo, así como de aquellos otros que hubieran sido proporcionados por la empresa.


Como regla general, el trabajador/a deberá disponer de los equipamientos necesarios para el teletrabajo regular, material informático, ordenador, línea de internet, de acuerdo con lo establecido en punto 1.


Si el teletrabajo se realiza regularmente, la empresa debe cubrir el coste directamente originado, por este trabajo, en particular los costes vinculados a las comunicaciones y equipos.


La empresa debe dotar al teletrabajador/a de un servicio adecuado de apoyo técnico.


El teletrabajador/a debe disponer y procurar en su domicilio, un espacio de trabajo en el que será instalado todos los elementos necesarios y el material profesional puesto a su disposición por la empresa.

En todo caso, el trabajador/a tiene que velar por que el uso que se haga de los medios proporcionados por la empresa sea razonable y adecuado y conforme a las políticas de la misma.


4.Mantenimiento de las condiciones de trabajo


La prestación de servicios en régimen de teletrabajo no supone ninguna variación en las condiciones laborales del trabajador/a que continuará rigiéndose por lo dispuesto en su contrato de trabajo y en las directivas e instrucciones de la empresa y en la normativa vigente que le sea en todo caso de aplicación.
Igualmente, el teletrabajo no puede suponer un menoscabo en el ejercicio de los derechos colectivos y de representación o participación sindical reconocidos en la legislación vigente, incluyendo la normativa en materia de protección de datos.


5.Prevención de riesgos laborales (PRL)


Se deberá determinar la organización preventiva con la que cuenta la empresa y que cumple, a estos efectos, con los requisitos establecidos en el Reglamento de los Servicios de Prevención, aprobado por Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, y dispone de un Plan de Prevención acorde con lo requerido por la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales y sus disposiciones de desarrollo, que garantiza la seguridad y salud del teletrabajador/a.

La empresa debe proporcionar al teletrabajador/a:


*La información y formación sobre los requisitos de seguridad y salud que debe cumplir el lugar de trabajo, los riesgos generales y específicos del puesto de trabajo en relación a:

-Riesgos ergonómicos en trabajos con PVD y del espacio de trabajo
-Riesgos higiénicos físicos: iluminación, temperatura, ruido

-Riesgos organizacionales y psicosociales

-Riesgo de incendio. Uso y mantenimiento adecuado cables eléctricos

*El servicio de vigilancia de la salud


Obligaciones del teletrabajador/a en PRL


El teletrabajador/a se tiene que comprometer a cumplir y hacer cumplir todas las normas de seguridad y salud laboral que legal o convencionalmente resulten de aplicación en cada momento, de acuerdo con una Declaración Jurada que debe firmar a tal efecto, así como realizar aquellos cambios que pueden ser necesarios para que el lugar desde el que presta servicios cumpla con los requisitos de seguridad y salud, teniendo conocimiento que el incumplimiento de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales que establece el artículo 29 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL), tendrá la consideración de incumplimiento laboral a los efectos previstos en el artículo 58.1 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (R. D. Legislativo 2/2015, de 23 de octubre).

CONCLUSIÓN


Toda empresa que quiera acogerse al sistema del teletrabajo debe elaborar un Protocolo específico con una vigencia de tiempo determinado que garantice los niveles de productividad y calidad en la prestación del servicio.


Nuestra Consultora Jurídica especializada en la elaboración de Protocolos y Procedimientos Laborales, queda a disposición para su debido asesoramiento, y elaboración de los mismos, de cuantas empresas, entidades y sociedades puedan requerir nuestros servicios profesionales.

4 de marzo de 2020
El Equipo Jurídico de Legal Services Abogados