¿Quién representa a la empresa en un acto de conciliación?

quien-representa-empresa-acto-conciliacion-legal-services-abogados

¿Quién representa a la empresa en un acto de conciliación?

¿Cómo es un acto de conciliación laboral?

En general, un acto de conciliación laboral es un acto que se formaliza en caso de conflicto entre la empresa y el trabajador con el objeto de intentar solucionar los desacuerdos entre las partes.

Ese acto de conciliación laboral pretende la finalización del conflicto sin llegar a plantear la vía judicial.

Se trata de instar un procedimiento administrativo – elaboración de una papeleta de conciliación – que es previo a interponer la correspondiente demanda en los juzgados.

¿Cuándo es legalmente obligatoria llevar a cabo la conciliación laboral?

Es obligatorio llevar a cabo una conciliación laboral en los siguientes casos:

  • Despido
  • Reclamaciones de salario
  • Reclamaciones de finiquito

NOTA

El finiquito es la cantidad de dinero que una empresa debe pagar a un trabajador cuando termina la relación laboral (vacaciones no disfrutadas, días trabajados en el mes…)

– Impugnaciones de sanciones disciplinarias

– Reclamaciones de derecho

NOTA

Se reclama un derecho, que no se está reconociendo, en virtud de lo establecido en convenio colectivo o en el Estatuto de los Trabajadores.

– Solicitud de extinción por acoso laboral

¿Cuándo no es legalmente obligatoria llevar a cabo la conciliación laboral?

No es obligatorio legalmente llevar a cabo una conciliación laboral en los siguientes procedimientos:

  • Impugnación de modificación sustancial de las condiciones de trabajo
  • Impugnación por movilidad geográfica
  • Impugnación por disfrute de las vacaciones
  • Reducciones de jornada por cuidados de hijos o familiares, excedencias por cuidados de un hijo o familiar y adaptaciones de jornada por la vida laboral y familiar.
  • Tutela de los derechos fundamentales y libertades públicas.
  • Impugnación de altas médicas o solicitud de incapacidad permanente

NOTA                

En estos últimos casos será requisito previo presentar una reclamación previa

¿Cómo se redacta y elabora una papeleta de conciliación?

  1. Identificación de las partes
  2. Determinación de la relación laboral existente (contrato de trabajo, salario, categoría profesional, etc.)
  3. Hechos concretos que se demandan
  4. En el caso de despidos: fecha y causa justificativa
¿Cuánto tarda el SMAC en notificar a la empresa?

Entre 15 y 30 días después de la fecha del registro.

¿Quién se presenta al acto de conciliación ante el letrado conciliador?

Las partes en conflicto.

Desde Legal Services Abogados recomendamos asista, en nombre y representación de la parte que corresponda, un abogado asesor experto en Derecho Laboral y Seguridad Social, fundamentalmente para no adelantar la estrategia de defensa. Nuestra experiencia profesional así lo aconseja.

¿Es obligatoria la presencia de las partes al acto de conciliación laboral?

Trabajador: si no acude él o su abogado el procedimiento se declara finalizado. No se puede reclamar.

Si existe causa justificada demostrable: se vuelve a convocar.

Empresa: si no hay causa justificada, se puede solicitar al juez que condene al pago de las costas y los honorarios del abogado del trabajador/a, con un límite de 600 euros en total.

De existir mala fe, puede ser multada.

El desarrollo del acto de conciliación laboral

Teniendo en cuenta la materia sobre el que verse, las partes han podido negociar previamente por lo que llegan al acto con una solución pactada. En este caso, el letrado conciliador, recoge en acta el acuerdo alcanzado, acuerdo que tendrá carácter vinculante.

Si no ha habido negociación previa, las partes ratifican ante el letrado anteriormente citado su no avenencia, con lo que la misma se recoge en un acta – Acta de conciliación – y aquí finaliza la conciliación laboral propiamente dicha.

El equipo de expertos profesionales de Legal Services Abogados, en el caso de empresas, recomienda y aconseja a extremar la estrategia a seguir en las conciliaciones laborales de cara a los efectos que posteriormente se pueden desarrollar en un juicio.