Recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad

recargo-prestaciones-falta-medidas-seguridad-empresa

Recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad

Cuando ocurre un accidente de trabajo en la empresa o se da el caso de una enfermedad profesional, además de las posibles sanciones en vía administrativa que pueden existir por el levantamiento de actas de infracción en materia de seguridad y salud laboral por parte de la inspección de Trabajo y Seguridad Social, todas las prestaciones económicas que tenga que recibir de la Seguridad Social el trabajador se aumentarán, según la gravedad de la falta, de un 30 a un 50 por ciento, cuando la lesión se produzca por equipos de trabajo o en instalaciones, centros o lugares de trabajo que carezcan de los medios de protección reglamentarios, los tengan inutilizados o en malas condiciones, o cuando no se hayan observado las medidas generales o particulares de seguridad y salud en el trabajo, o las de adecuación personal a cada trabajo, habida cuenta de sus características y de la edad, sexo y demás condiciones del trabajador.

1.¿Quién paga el recargo por falta de medidas de seguridad?

La responsabilidad del pago del recargo de prestaciones recae directamente sobre el empresario infractor.

¿Se puede asegurar el recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad?

No

El recargo de prestaciones de la Seguridad Social, contemplado en el artículo 164 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) de 1995, no puede ser objeto de seguro alguno, siendo nulo de pleno derecho cualquier pacto o contrato que se realice para cubrirlo, compensarlo o trasmitirlo.

¿Existe responsabilidad solidaria entre empresas contratistas y subcontratistas?

Sí, según los casos.

Antes de nada, precisaremos que no se debe confundir lo que es la responsabilidad solidaria con la responsabilidad subsidiaria

Responsabilidad solidaria entre empresas

Cuando existe una deuda, todas las empresas deudoras tienen que hacerse cargo del pago de la deuda.

La Administración, por ejemplo, puede:

a) Dirigir la deuda a alguna de las empresas en concreto sin esperar a que exista un fallo del pago de la empresa deudora principal a la que se dirige la deuda como tal empresa principal.

b) Exigir la totalidad de la cuantía de la deuda a cualquiera de las empresas deudoras.

Responsabilidad subsidiaria entre empresas

Si la empresa principal no abona una deuda, se puede exigir el pago a la empresa que sea responsable subsidiaria

Una vez acotados los conceptos sobre los dos tipos de responsabilidad, comentaremos hasta qué punto existe una responsabilidad solidaria en PRL.

La LPRL (Ley 31/1995) establece en su artículo 24.3: “las empresas que contraten o subcontraten con otras la realización de obras o servicios correspondientes a la propia actividad de aquéllas y que se desarrollen en sus propios centros de trabajo deberán vigilar el cumplimiento por dichos contratistas y subcontratistas de la normativa de prevención de riesgos laborales”.

A su vez, el TRLISOS (R.D. Legislativo 5/2000) dispone: “La empresa principal responderá solidariamente con los contratistas y subcontratistas a que se refiere el apartado 3 de artículo 24 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales del cumplimiento, durante el período de la contrata, de las obligaciones impuestas por dicha Ley en relación con los trabajadores que aquéllos ocupen en los centros de trabajo de la empresa principal, siempre que la infracción se haya producido en el centro de trabajo de dicho empresario principal”

Subcontratación

El empresario principal tiene la obligación de vigilar –deber in vigilando – el cumplimiento por parte de los contratistas de la normativa sobre prevención de riesgos laborales siempre que:

a) Se trate de obras o servicios correspondientes a su propia actividad (“todas aquellas tareas inherentes al proceso productivo”, según el Tribunal Supremo (TS).

b) Cuando los trabajos del contratista se realicen en el centro de trabajo del empresario principal

¿Qué se entiende por empresario principal?

El empresario principal es el que contrata o subcontrata con otros la realización de obras o servicios correspondientes a la propia actividad de aquél y que se desarrollan en su propio centro de trabajo.

CONCLUSIÓN

Como consecuencia, no hay responsabilidad de la empresa principal, si no existe identidad entre la actividad del mismo y la actividad del contratista y las tareas no se desarrollan en su centro de trabajo.

2. ¿Cuánto tiempo se tarda en cobrar el recargo de prestaciones?

El plazo de prescripción para reclamar el recargo de prestaciones es de 5 años.

Una vez que el INSS reconoce al trabajador una incapacidad, el plazo para reclamar el recargo de prestaciones se inicia al día siguiente de dicho reconocimiento.

El INSS tiene un plazo de 135 días para estimar o desestimar la solicitud del recargo de prestaciones.

El trabajador tiene 30 día para reclamar en el caso de que se desestime el recargo. En este caso, el INSS tiene 45 días para dictar una resolución.

Si la resolución del INSS es negativa para el trabajador, tiene otros 30 días para acudir al Juzgado de lo Social e interponer la correspondiente demanda.

El empresario puede impugnar la imposición de recargo ante la Seguridad Social.

El recargo es abonado por la Seguridad Social en tanto en cuanto, previamente, es abonado por el empresario a ese organismo oficial.

La Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) recauda el recargo de prestaciones directamente del empresario.

¿Cuál es la cuantía del capital coste del recargo?

Depende de varios factores:

a) Según la prestación que finalmente reconozca la Seguridad Social (incapacidad temporal, incapacidad permanente).

b) Edad del trabajador accidentado.

c) Edad de los familiares beneficiarios (generalmente, en los casos de accidentes de trabajo mortales).

d) Salario que perciba el trabajador.

¿Qué obligación económica tiene el empresario respecto al recargo de prestaciones?

Tiene que consignar el capital-coste del recargo ante la Dirección Provincial de que se trate de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Ingresado el mismo, el INSS procede a abonárselo al trabajador o beneficiarios.

En el caso de que la empresa no ingrese el capital-coste del recargo, la TGSS inicia su cobro por vía ejecutiva.

Desde Legal Services Abogados, con la experiencia acumulada durante más de 40 años en el asesoramiento, representación y defensa antes supuestos de recargo de prestaciones, tanto en vía administrativa como judicial, podemos decir, sin lugar a dudas, que la sanción que puede proponer la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, su cuantía, apenas se acerca a la cuantía que va a suponer para la empresa el abonar el recargo de prestaciones, de ahí la importancia del asesoramiento y defensa especializada cuando se den estos casos.

3. ¿Puede recurrir la empresa el recargo de prestaciones por omisión de seguridad?

Sí, tanto en vía administrativa como en sede judicial.

Nuestro despacho de Legal Services Abogados, ha venido prestando sus servicios profesionales durante décadas en el asesoramiento y defensa empresarial ante la imposición del recargo de prestaciones de la Seguridad Social.

Nuestros profesionales se centran fundamentalmente en analizar pormenorizadamente las condiciones que deben concurrir para la procedencia del recargo de prestaciones de Seguridad Social, recogiendo no solo la doctrina en la materia sino también la casuística al respecto de los Altos Tribunales (Tribunal Supremo – Sala de lo Social – y las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia).

A tal efecto, en el recargo de prestaciones por falta de seguridad estudiamos detenidamente:

a) La infracción

Desde nuestro despacho contamos con abogados especialistas en recargo de prestaciones que estudiarán la infracción de norma concreta de seguridad y salud en el trabajo que se imputa a la empresa.

b) Analizar la responsabilidad del empresario

Hasta qué punto ha existido culpa por parte del empresario y su cadena de mando en el acaecimiento de los hechos, puesto que la falta de culpa de la empresa en los hechos acaecidos, por ser imputables al trabajador encargado de dirigir y supervisar los trabajos, la exime de la responsabilidad por recargo de prestaciones.