¿Se tienen que incluir los riesgos por accidentes «in itinere» en las evaluaciones de Riesgos?

¿Se tienen que incluir los riesgos por accidentes «in itinere» en las evaluaciones de Riesgos?

Riesgos por accidentes «in itinere» en las evaluaciones de Riesgos. Análisis y distintos supuestos

 

A) Seguridad vial y LPRL

 

La Seguridad vial es la disciplina técnica que trata todos los aspectos relacionados con la seguridad en la conducción de vehículos automóviles que se desplazan principalmente por carretera.

 

En principio, la seguridad vial forma parte de un sector de actividad que, aunque constituye una fuente muy significativa de siniestralidad y que se considera laboral a efectos jurídicos y estadísticos, no cuenta con una implantación de políticas preventivas, en sentido estricto de la ley de Prevención de Riesgos laborales, por considerarse que es suficiente la actuación administrativa desde otras Administraciones Públicas.

 

En el sector de los conductores que realizan esa actividad por razón o por consecuencia de su actividad, sería de aplicación la LPRL en tanto en cuenta las normas jurídicas de seguridad vial quedarían comprendidas en su artículo 1 al referirse al contenido de la normativa sobre prevención de riesgos laborales en los siguientes términos:

 

“La normativa sobre prevención de riesgos laborales está constituida por la presente Ley, sus disposiciones de desarrollo o complementarias y cuantas otras normas, legales o convencionales, contengan prescripciones relativas a la adopción de medidas preventivas en el ámbito laboral o susceptibles de producirlas en dicho ámbito”.

 

Obviamente, cuando un empleado conduce un vehículo mientras realiza una actividad por cuenta de un empresario, máxime cuando el medio de transporte pertenece a la empresa, esa actividad queda incluida en la aplicación de las normas de PRL, pues la propia Ley citada define en su artículo 4.7 lo que entiende por Condición de Trabajo:

 

“Se entenderá como «condición de trabajo» cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y la salud del trabajador. Quedan específicamente incluidas en esta definición:
…………………………………………………………………………………………………
d)Todas aquellas otras características del trabajo, incluidas las relativas a su organización y ordenación, que influyan en la magnitud de los riesgos a que esté expuesto el trabajador”

 

Como consecuencia, la Ley parte de la base de que cualquier característica de las condiciones de trabajo, puede generar un riesgo laboral y responsabiliza, en tal sentido, al empresario con su deber de garantizar la seguridad y salud de sus trabajadores en los términos establecidos en el artículo 14.2 de la misma norma:

 

“En cumplimiento del deber de protección, el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. A estos efectos, en el marco de sus responsabilidades, el empresario realizará la prevención de los riesgos laborales mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, con las especialidades que se recogen en los artículos siguientes en materia de plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de riesgos, información, consulta y participación y formación de los trabajadores, actuación en casos de emergencia y de riesgo grave e inminente, vigilancia de la salud, y mediante la constitución de una organización y de los medios necesarios en los términos establecidos en el capítulo IV de esta ley.”

 

 

B) Seguridad vial y RSP (R.D. 39/1997)

 El ANEXO VI del RSP establece el contenido mínimo del programa de formación, para el desempeño de las funciones de nivel superior, haciendo una breve referencia a la Seguridad vial como técnicas afines y complementarias de otras actuaciones en materia de PRL, lo que no significa que sea parte esencial y fundamental del programa formativo de los Técnicos Superiores de PRL, porque se mencionan como técnicas afines y no técnicas propiamente de la prevención de riesgos laborales, es decir, que, en tal sentido, pudiera quedar encuadrada normativamente la Seguridad Vial en la PRL.

 

 

C) Empresas cuya actividad es la del transporte por carretera

El deber de protección de los riesgos derivados del trabajo que la ley otorga al empresario en el artículo 14.1 de la LPRL debe adaptarse al ámbito específico de actividad, es decir, en este caso, sería a la conducción de vehículos al servicio de una empresa, lo que implica que no queda excluido del deber general de vigilancia y protección en los términos de la LPRL y normas de desarrollo, vía artículos 14.1 y 2 y 16.2.a) de la LPRL.

A tal efecto, independientemente de la responsabilidad personal que tiene el trabajador al conducir vehículos de la empresa, regulada por su propia normativa general que afecta a todos los ciudadanos que conducen vehículos por carretera, el empresario debe también cumplir y en relación al trabajador de ese tipo de actividad la normativa preventivo/laboral que les rige en su relación jurídica y, como consecuencia, y, en atención a los preceptos mencionados de la LPRL (artículos 14.1 y 2 y 16.2.a) tener en cuenta en la evaluaciones de riesgos las eventualidades y posibles riesgos. Por lo tanto, deberá conocer sus capacidades y carencias, proporcionándole una correcta información de los riesgos de su puesto de trabajo y una también correcta, suficiente y adecuada formación preventivo laboral sobre su actividad concreta de conducción de vehículos.

 

D) Empresas cuya actividad no es la del transporte por carretera: especial referencia al accidente “in itinere”

 

Los accidentes «in itinere» quedan fuera del marco de la PRL en cuanto a identificar riesgos que a priori se desconocen y, en consecuencia, poder evaluarlos y adoptar medidas preventivas al efecto, cuestión distinta es desarrollar en las empresas programas formativos que incluyan las buenas prácticas de la Seguridad Vial, vía artículo 19 de la LPRL.

 

 

¿Qué riesgos por accidentes in itinere se van a identificar materialmente si se desconocen?

No hay que olvidar que la evaluación de los riesgos que no hayan podido evitarse debe extenderse a cada uno de los puestos de trabajo de la empresa en que concurran dichos riesgos, lo que supone y conlleva estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse, obteniendo la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión apropiada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas y, en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben adoptarse.

 

 

 

E) Empresas cuya actividad no es la del transporte por carretera: especial referencia al accidente “en comisión”” respecto a un trabajador que conduce un vehículo de la empresa

 

Teniendo en cuenta que el empresario tiene que garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en todos los aspectos del trabajo, en el caso concreto que apuntamos, la empresa debería recoger un Plan de movilidad dado que las condiciones de trabajo que derivan de la conducción de un vehículo mientras se realiza una actividad para un empresario no tienen que ser distintas que las condiciones de trabajo generales que se dan en cualquier actividad y puesto de trabajo. Nos remitimos a lo que dijimos sobre Condiciones de Trabajo en apartado A).

 

 

PARA UNA RESPUESTA MÁS AMPLIA Y ASESORAMIENTO LEGAL PERSONALIZADO EN PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES Y ACCIDENTES DE TRABAJO EN EMPRESAS CONTACTA CON NOSOTROS.